El día era noche en el átomo.

                Crujía en el signo y se movía arrastrando los bloques
                             de silencio que la edad había sepultado.

                 Tú eras ya el anuncio de una bacteria que buscaba
                             otra bacteria,
                             un sonido que yo destejía para fundar el equilibrio.

                 No había abajo ni arriba. Lo que estaba a la izquierda
                              estaba a la derecha y en todas partes.

                El centro era todos los centros en un círculo que
                              buscaba los números.

VOLVER A "OBRA"... VOLVER AL MENÚ PRINCIPAL...

E-mail: bajarlia@gmail.com
Copyright 2004/2010 - Juan-Jacobo Bajarlía

webmaster:
Diego Arandojo