Antonin Artaud

CUANDO EL CUERPO EXISTIA

 

            Cuando el cuerpo existía antes de la caída, el ser ya residía
                        allí para su perpetuidad formado, aunque en la
                        eternidad no estaba ni estará jamás formado.

           No eres un cuerpo eterno, me dijeron los sacerdotes, eres
                        cuerpo perpetuo.

            Fue la confesión inconsciente, pero la perpetuidad no es un
                        abismo del alma. Es un fragmento de “sempiterna”
                        madera en la que existo y el alma en su voz y  el
                        corazón interno. Afuera no viven el alma y el
                        espíritu, sino fragmentos de madera; el cuerpo de los
                        seres –– Madera negra.

           El espíritu santo es lo que siempre en los mismos fragmentos:
                        cambia por adición y se prolonga por sí misma
                        repitiéndose a lo lejos y no en los hijos.

            ¿De dónde resultó entonces que los pequeños seres
                        malvados la hicieron sufrir

            y cómo siendo sempiterna, por existir desde siempre, debió
                        alcanzar el ser?

            Porque siempre la niñita alma se retiró con todas sus
                        hermanas ante el santo y el espíritu.

            Y cómo el santo y el espíritu estaban en la madera, ya que
                        era como un ser y por lo tanto imperfecto.

            No era un pecable ser sino un fragmento de pura madera
                        siempre tentada de tener un alma capaz de volver a
                        hundirse en el abismo del cuerpo hasta que pueda
                        volar.

            Ellos sólo habían visto lo que les gustaba: lo demás no
                        quisieron verlo.

            La perfección consiste siempre en lo perfectible, pero
                        “cierto”, –– Es decir, real y no irreal de cuerpo.

            El punto de la historia.

            La madera es alma en sí misma y se sienta alma de auténtica
                        madera para siempre,

            y la madera era madera más allá de la noción de alma o niña,

            solo, con inertes

            y precisamente “solo”,

            que no me sorprende porque siempre me gustó estar solo.

            Un día los inertes le inspiraron la idea del amor en sí mismo
                        y de la caridad hacia alguien

            pues él estaba apartado de todo, y el amor eran tan fuerte en
                        ellos que todos los seres sintieron cielos y quisieron
                        destruirlos,

           Catherine, Neneka, Célice, Ivonne, la otra Catherine que
                        debe separarse de con Anie.

            Rodez, quizás 33 nombres, 2 niñas, una joven, una mujer.


Nota:
Or si le coros s’est rétabli avant la chute.
Así comenzaba, sin título, el poema
inédito de Antonin Artaud, publicado por Le Monde (7/XI/1982), que yo traduje luego para Clarín (2/XII/1982). Es un poema que data de 1946, fecha en que aparecen las Lettres de Rodez. Esta inferencia, como dijimos entonces, se hace evidente en el último verso, cuando Artaud menciona el lugar y enumera los posibles huéspedes que vivieron con él entre la razón y la locura.


E-mail: bajarlia@gmail.com
Copyright 2004/2017 - Juan-Jacobo Bajarlía

webmaster:
Diego Arandojo